Los pies son una importante parte de nuestro cuerpo, ya que son ellos los que se encargan de mantener nuestro peso durante todo el día. La mayoría de las patologías que presentan estas extremidades no son de carácter grave y algunas de ellas, como los pies planos, tienen fácil solución con el uso de plantillas pie plano.

¿Qué significa tener el pie plano?

El pie plano es un tipo de patología que se determina cuando la bóveda plantar tiene una altura menor a la habitual. Esto acostumbra también a producir un aumento de la anchura de la zona media del pie como consecuencia de la caída del arco.

Este problema acostumbra a ir acompañado de dolores, pero realizando un buen tratamiento se pude llevar una vida normal. Eso sí, se requiere acudir a un podólogo especialista que te diga qué tipo de pie plano sufres y cuál es el tratamiento que mejor se te adapta.

¿Cuántos grados de pie plano existen?

Una vez se te diagnostica esta afección lo recomendable es usar las plantillas pie plano, pero antes se requiere determinar su intensidad o grado y controlar cómo esta evoluciona. Según la intensidad en la que se encuentra, te puedes encontrar cuatro grados:

  • Grado 1: se trata de una condición que se encuentra en el límite entre un pie normal y uno plano. En estado de reposo este tiene la apariencia de un pie normal, pero al aplicar peso en él, puedes observar un aplanamiento del arco.
  • Grado 2: se produce cuando hay una desviación lateral del talón asociada al pie plano. A eso se le llama valgo de retropié. Se caracteriza por un descenso del arco y un desplazamiento de cargas hacia la zona medial del pie.
  • Grado 3: en este grado puedes apreciar una agravación del anterior, ya que, además de intensificarse el aplanamiento, esta extremidad presenta una sobrecarga en la primera cuña y en el primer metatarso. En consecuencia, se genera la eversión del antepié que caracteriza este grado.
  • Grado 4: este último grado presenta la condición más grave que verás de esta afección con una lesión evidente en la articulación. Además de añadir las deformidades del grado tres, se incluye una relación anormal entre el astrágalo y los escafoides. Se agrega una intensificación del valgo, que puede llegar terminar acortando el tendón de Aquiles. Si la afección se hace rígida, no sería posible corregirlo de manera manual.

Objetivos del tratamiento

El objetivo principal es el de devolver al pie su posición natural mediante la corrección de la deformidad. Para ello, primeramente, se requiere considerar los diferentes factores para escoger el tratamiento más adecuado. Entre ellos se incluye: la sintomatología (que hace referencia a las molestias que se sufren por esta afección), el grado de pie plano (del 1 al 4 comentados en el punto anterior). Otro dato importante a tener en cuenta es la obesidad, ya que a veces esta puede ser la causante de la patología.

plantillas pie plano
Corregir la deformidad del pie a su posición natural es fundamental

Tratamiento con calzado corrector

El uso de plantillas ortopédicas para el tratamiento de esta patología es muy popular. Estas debes ponerlas en el interior del calzado y te proporcionan la forma adecuada para el pie. Cuando se encuentran sometidos a una carga, la plantilla permite que el pie reproduzca la forma de una anatomía normal. Fundamentalmente, la plantilla te permite elevar la bóveda de la planta del pie. Esto se realiza mediante un suplemento que reproduce la forma de arco y que tiene el punto más alto en la zona de la articulación astrágalo-escafoidea.

Plantillas pie plano

Actualmente, estas plantillas se usan en numerosos casos, desde los de grado uno hasta los de grado cuatro. Esto es debido a que en las personas que empiezan a desarrollar esta deformidad, la plantilla actúa como método de prevención de esta.

En comparación con el calzado corrector, las plantillas te ofrecen más ventajas, ya que no se trata de modelos estándar, sino que para cada paciente se realiza una plantilla personalizada que se adapta a ese caso específicamente. Además, las puedes usar para cualquier calzado que las permita.

Para los pacientes que sufren esta patología de manera incorregible, las plantillas tienen como función principal la descarga de los puntos o zonas donde el pie sufre más y, por lo tanto, produce mayor sensación de dolor. En estos casos se realiza un tratamiento paliativo y sintomático que aportamos en nuestra clínica de salud integral y que disminuyen tanto el dolor como la sensación de cansancio.

Ten en cuenta que cuando la deformidad de pie plano se tiene por periodos largos de tiempo sin tratar, esta puede llegar a volverse imposible de corregir. De ese modo, el tratamiento con plantillas pie plano solo seria útil para reducir el malestar y la sensación de dolor. Por eso es realmente importante que cuando empieces a detectar algunas anomalías acudas al podólogo y empieces el tratamiento lo más pronto posible.