Desde hace mucho tiempo, los expertos han demostrado cuáles son los beneficios de pilates para nuestro cuerpo y organismo. Es importante decir que el método Pilates es un sistema de entrenamiento en el que se combinan ejercicios dirigidos al cuerpo y a la mente. Y basado en diferentes disciplinas como el yoga, la gimnasia y la traumatología.

A través de este método, se pueden mejorar miles de aspectos, desde la movilidad de las articulaciones y los músculos, hasta el funcionamiento de los órganos. Asimismo, el Pilates es una técnica que ayuda a mejorar la concentración, a conciliar el sueño y a reducir el estrés, entre otras cosas.

Si bien es cierto que en la actualidad, este método se ha ido desarrollando en diferentes aplicaciones y estilos, no hay que olvidar que cuenta con unos principios fundamentales los cuales, están presentes en cada ejercicio que se realice. Hablamos del alineamiento, la concentración, la centralización, el control, la fluidez, la precisión y la respiración. En base a todo esto, a continuación, explicaremos detalladamente cuáles son todos estos beneficios.

La concentración

Se trata de uno de los principios fundamentales del Pilates. Debido a que uno de los mayores beneficios de este método es que mejora notablemente la concentración. A través del Pilates se nos enseña cómo controlar el cuerpo a través de la mente, con el objetivo de encontrar la armonía y el equilibrio perfecto entre ambas cosas.

Para que podamos controlar los movimientos del cuerpo y nuestra concentración, tenemos la necesidad de trabajar con esfuerzo esta capacidad. De esta forma notaremos los resultados en el momento en que comencemos a practicar las sesiones.

Conciliación

Aquí hablamos de conciliar el sueño, y es que con el Pilates podemos llegar a un estado máximo de relajación. A través de los muchos ejercicios propuestos, tendremos la posibilidad de eliminar todos nuestros pensamientos negativos, favoreciendo así a un mejor y mayor descanso.

De igual modo, al realizar ejercicios profundos de exhalación e inspiración, eliminaremos también toxinas, logrando así oxigenar nuestros músculos, los órganos e incluso la piel.

beneficios de pilates
El pilates tiene grandes beneficios para nosotros, tanto físicos como mentales.

Adiós al estrés

Es otro de los motivos por el que nos encanta el Pilates. Debido a que esta disciplina se presenta como una herramienta perfecta para acabar con el estrés físico, emocional y mental. De igual modo, nos ayuda a controlar la ansiedad, reduciendo la tensión acumulada. De ahí que los expertos aseguren que el Pilates es un magnífico aliado para prevenir el desarrollo de algunas enfermedades.

Aumentar la autoestima

Teniendo en cuenta que notaremos los resultados del Pilates rápidamente y comenzaremos a ver los cambios en nuestro cuerpo y mente, es una técnica que ayuda a mejorar la autoestima. Poco a poco nos sentiremos más fuertes y tonificados y dejaremos de lado algunos hábitos poco saludables, tales como el comer en exceso, beber en abundancia o incluso fumar.

Corrección de postura y flexibilidad

Más allá de los beneficios mentales, hay que decir que el Pilates es un perfecto compañero para ayudar a corregir las posturas corporales. De esta manera, mejoraremos la posición del abdomen, los hombros, la espalda… consiguiendo adoptar una correcta postura siempre que lo necesitemos, ya sea estando de pie o sentado.

Asimismo, debido a los ejercicios de movimiento y estiramiento que se realizan, el Pilates hace que ganemos en flexibilidad, ayudando a alargar los músculos.

Ayuda con lesiones

Otro beneficio importante que hay que destacar del Pilates es que ayuda a reducir las lesiones, siendo ideal en concreto para aquellas personas que tienen problemas de rodilla. Así, en el caso de tener una rotura de menisco, por ejemplo, el Pilates mejora notablemente la movilidad, aliviando las molestias, a través de ejercicios que de movimiento de articulaciones.

¿Cuántos tipos de Pilates existen?

Ahora que ya sabemos cuáles son los principales beneficios del Pilates, es importante conocer los tipos que hay. De esta forma, podremos elegir una manera u otra en función de lo que necesitemos en cada momento.

Pilates utilizando aparatos

Tal y como su nombre indica, es un tipo de Pilates en el que los ejercicios se realizan con la ayuda de aparatos creados específicamente para llevar a cabo este método. Aunque hay diferentes aparatos, los más comunes e imprescindibles son cuatro: reformador, trapecio, silla y barril.

Pilates en el suelo

Es una de las formas más tradicionales de practicar Pilates. Y tan solo se necesita una colchoneta en el suelo y algunos accesorios como complemento. Dentro de los accesorios que suelen utilizarse nos encontramos con el aro, la pelota, el bosu, la banda elástica o las mancuernas.

En definitiva, este método se ha convertido en una práctica habitual entre hombres y mujeres, debido a todos los beneficios de pilates. Tanto para mejorar nuestra parte física del cuerpo como la mental, pasando también por ofrecer mejoras en la parte emocional. ¿Te apuntas a probar en nuestra Clínica Dr. Fisio?