El pilates es una disciplina que proporciona bienestar físico y mental a quien lo practica. Algo que se logra con la realización de ejercicios específicos de este método. Dentro de este existe una división de rutinas personalizadas denominada pilates terapéutico, que tiene algunas particularidades propias.

Qué es pilates terapéutico

El pilates terapéutico se basa en los mismos ejercicios que el pilates tradicional pero con la peculiaridad de a quién va dirigido. Y cuáles son los objetivos de su práctica. Estos ejercicios de pilates están orientados a personas que sufren determinados problemas físicos. Es el caso, entre otros, de las lumbalgias y los dolores de espalda originados por posturas inadecuadas. Su finalidad es solucionar estos problemas, reeducar la postura para prevenir lesiones y aliviar el dolor.

El pilates terapéutico es una disciplina personalizada. Los ejercicios que se realizan se deciden en función de las necesidades y estado físico concreto de cada persona. Por ello la valoración del profesional de la fisioterapia es esencial. Y es que de su diagnóstico dependerán los ejercicios a realizar en tu sesión de pilates.

Pilates terapéutico y sus ventajas destacadas

Proporciona la ayuda personalizada que necesitas para sentirte mejor

El pilates es una actividad muy beneficiosa para la salud que en el caso del pilates terapéutico se dirige de forma directa y personalizada a lo que cada persona necesita. Así, en base a la situación de salud y estado físico actual de cada practicante, se llevan a cabo los ejercicios convenientes en casa sesión. Esta personalización permite corregir y mejorar aquellos parámetros que necesita para estar y sentirse mejor.

Esa conjunción de bienestar físico y mental no es solo una sensación. Proviene de una realidad; la mejora del estado físico. Sin dolor y sin tensión la sensación de estrés se reduce y se alcanza un estado mental más relajado, calmado y sereno. Así se alcanza el deseado bienestar integral.

Enseña a mantener una postura correcta para evitar lesiones y dolores

A través de los ejercicios de pilates terapéutico se corrigen malos hábitos posturales. Con su práctica aprenderás a mantener la postura correcta en todo momento. En los periodos de actividad y en los de descanso. Sea cual sea la tarea que realices.

Y lo hace de manera subconsciente, no forzada. Esto es clave para evitar lesiones, molestias y dolores que afectan a tu bienestar y calidad de vida. Y que te pone barreras en las actividades y tareas que realizas en tu día a día.

El pilates terapéutico permite el alivio del dolor muscular y articular

Una de las ventajas del pilates terapéutico más conocidas y destacadas es el alivio del dolor muscular y articular. Su efectividad en este sentido es mayor que en el pilates tradicional. La razón es muy sencilla: los ejercicios son personalizados. Por eso tienen en cuenta las necesidades reales de cada persona. Así se orientan a proporcionar un alivio del dolor en base a las zonas y orígenes de este.

Además, este alivio no se da únicamente durante la realización de la tabla de ejercicios de pilates. Terminada la sesión de pilates terapéutico los logros y mejoras alcanzadas siguen dando sus frutos. Esto es posible gracias a que durante el entrenamiento se consiguen cambios reales. Al mejorar cuestiones como el hábito postural, la fortaleza muscular o el alargamiento de los músculos, se ha actuado directamente sobre los orígenes de molestias y dolores musculares.

pilates terapeutico
El pilates terapéutico permite tonificar la musculatura para prevenir el dolor articular

Tonifica la musculatura sin forzarla para ayudar a prevenir lesiones

Dos logros que puedes alcanzar en las sesiones de pilates son tonificar y fortalecer tus músculos. Y hacerlo de manera equilibrada e integral. Y sin realizar ejercicios bruscos, duros, forzados ni peligrosos. Siempre con total respeto a tu cuerpo y sus necesidades.

¿Y qué se consigue con esto? Mejorar el movimiento y la postura. Proporcionar un mejor sostén a tus órganos internos. Aumentar la resistencia de este con menor riesgo de fatiga física. Y contribuir a un mejor funcionamiento del sistema metabólico, entre otros importantes beneficios.

Mejora la propiocepción, coordinación y flexibilidad para un movimiento más equilibrado

Pilates y equilibrio van de la mano. Con los ejercicios de pilates terapéuticos se logra una mejora en factores de gran relevancia para lograr este equilibrio. Entre ellos, mejora la propiocepción, la coordinación motora y de esta con la respiración. Y también la flexibilidad. Todos contribuyen a un mejor equilibrio. Algo que es esencial para mantener una postura correcta. Y un movimiento más fluido, compensado, que no recargue determinados músculos o tendones. Así previene lesiones y dolores.

Los beneficios del pilates terapéutico son evidentes para todo el que lo practica de forma habitual. Si quieres obtener estas mejoras plantéate la posibilidad de dedicar un tiempo a estos ejercicios con sesiones dirigidas por profesionales. Y siempre con la atención personalizada que necesitas. Consúltanos, en Dr. Fisio estamos encantados de ayudarte.