El lumbago es uno de los problemas de salud muscular que afecta a mayor porcentaje de población adulta. Los síntomas de lumbago se centran sobre todo en la aparición de dolor en la zona baja de la espalda que puede llegar a ser punzante e intenso. Pero no solo es doloroso sino también incapacitante. Y es que mientras lo sufres limita las actividades y tareas que puedes realizar. Además, perjudica a la calidad de vida.

Si sueles sufrir este tipo de molestias debes conocer cómo aliviar síntomas de lumbago. Y cómo prevenir la reaparición de este. Así podrás conocer qué decisiones tomar para solucionar de forma efectiva este problema.

Síntomas de lumbago

El principal síntoma es la aparición de dolor en el área inferior de la espalda y por encima de los glúteos. Este en algunos casos es punzante y generalmente se extiende por toda la zona baja de la espalda. Su intensidad varía. Y generalmente se incrementa al levantarse desde una posición sentada o al caminar. También al levantar y cargar objetos pesados. Además, en ocasiones, también se producen leves espasmos en ese área.

Este dolor puede extenderse por la nalga, y en ocasiones desciende por la pierna. Cuando eso ocurre se pueden confundir los síntomas de lumbago con signos de ciática. Por ello es conveniente consultar con un especialista. Generalmente al tocar la zona con las manos o palparla se siente dolor.

Cómo tratar los síntomas de lumbago

El tratamiento inicial del lumbago pasa por aliviar los síntomas de lumbago. Posteriormente se deben averiguar las causas para actuar directamente sobre ellas y evitar que se repita el problema. Los remedios para el lumbago más efectivos son los siguientes.

Fisioterapia para aliviar síntomas de lumbago

El tratamiento de lumbago con fisioterapia tiene dos vertientes; aliviar el dolor de este y actuar para evitar que se reproduzca. Para ello y según cada caso concreto se realiza terapia manual y ejercicios orientados a solucionar la causa u origen del lumbago. Todo a través de diferentes técnicas según las necesidades de cada paciente. Estas varían según sus síntomas de lumbago y el momento del tratamiento.

Para prevenir los síntomas de lumbago la fisioterapia es uno de los tratamientos mas recomendados

Fármacos

En ocasiones el consumo de determinados fármacos puede ayudar. En ocasiones, puede ser conveniente el uso de antiinflamatorios o medicamentos para el alivio del dolor. No son remedios para el lumbago a largo plazo, pero pueden provocar el alivio momentáneo.

Pero este siempre debe determinarlo el médico. Nunca debes recurrir a la automedicación. Ten en cuenta que los síntomas de lumbago se pueden confundir con determinadas enfermedades y el uso de fármacos de manera indebida puede agravarlos.

Evitar esfuerzos

Una de las medidas más efectivas para aliviar los síntomas de lumbalgia es evitar esfuerzos. Especialmente la carga de pesos. Y las actividades físicas bruscas. El descanso también puede ayudar en ocasiones. Pero por regla general se aconseja mantener una actividad física suave y sin hacer esfuerzos.

Aplicar frío o calor

Este es un remedio casero habitual cuando se sufre dolor lumbálgico. Aplicar compresas frías o utilizar una manta eléctrica puede mejorar los síntomas de lumbago. Tiene un riesgo ya que no en todos los casos el cuerpo reacciona igual al calor o al frío.

En general el alivio momentáneo se produce con el calor. Pero el efecto inmediato del frío cuando se trata de una inflamación suele ser mayor. Aunque hay que ser cuidadoso al aplicar frío en la zona de los riñones. Por ello, se suele combinar la aplicación de frío con la de calor directamente en la zona afectada.

Cómo prevenir el lumbago

Las causas de la aparición de síntomas de lumbago son diversas. Afortunadamente se puede actuar para prevenir algunas de las más frecuentes.

  • Corregir la postura. La reeducación postural es clave ya que son las malas posturas una de las causas más habituales de lumbago. Puedes conseguirlo a través de disciplinas como el pilates.
  • Alcanzar y mantener un peso corporal saludable. La parte baja de la espalda sostiene buena parte del peso corporal. Y cuando este es grande aparecen los problemas. Cambios en positivo en el ámbito de la nutrición y actividad física adecuada te ayudarán a lograrlo.
  • Fortalecer la musculatura. Esto es clave dado que la debilidad muscular es uno de los orígenes frecuentes de lumbalgias.
  • Cambiar de postura con frecuencia. Procura no pasar más de dos horas en la misma postura, salvo durante el descanso nocturno. Si por trabajo debes permanecer mucho tiempo en la misma postura, apuesta por el descanso activo. Los ejercicios de estiramiento son una buena elección.

Si habitualmente sufres síntomas de lumbago, es lógico que busques el alivio inmediato. Pero lo verdaderamente importante es que soluciones este problema de manera permanente. Toma decisiones para el tratamiento del lumbago. Y para prevenir la reaparición de este tipo de problemas de salud que te causa dolores y condiciona tu vida. Consúltanos. Podemos ayudarte.