Pilates y equilibrio son dos términos que suelen estar unidos dada las características de esta actividad física. Sin embargo, resulta esencial conocer cuáles son los centros de pilates para lograr aumentar el equilibrio poco a poco a través de los ejercicios más recomendables. A continuación, te ofrecemos un listado de los mismos para su progresiva incorporación a tus rutinas de entrenamiento.

Ejercicios de equilibrio de Pilates

Las siguientes propuestas están pensadas para aquellas personas que comienzan a practicar ejercicios de pilates. Proporcionamos instrucciones completas para que sea más fácil poner en práctica cada postura.

Estiramiento

Es necesario que te tumbes en una esterilla con las piernas ligeramente flexionadas. Tras incorporar el tronco, debes colocar las manos por debajo de las rodillas manteniendo un ángulo de 45º. Has de llevar la barbilla hacia el pecho manteniendo la postura durante unos segundos.

Estiramiento de la espalda

La posición inicial es la de la posición anterior. Tras estirar los brazos hacia el techo, y con las piernas estiradas y juntas, deberás incorporar el tronco hasta lograr un ángulo recto. Es esencial hacer este movimiento utilizando los abdominales de forma pausada. Al llegar al ángulo indicado permanece en esta posición antes de volver a la esterilla sin realizar movimientos bruscos.

Aislamiento de la pelvis

Sobre la esterilla es necesario colocar un rulo de esponja sobre cuyo límite inferior depositarás el coxis y sobre el otro extremo el cuello. Con las piernas flexionadas, levanta la cabeza poniendo las manos detrás de ella. Al lograr el estiramiento de la espalda debes mantener la postura durante unos segundos.

Estiramiento de los dorsales

Con la misma postura del ejercicio anterior, estira los brazos en paralelo al tronco. Solo hay que estirar cada brazo hacia abajo de forma alterna y suave para fortalecer la musculatura de la espalda.

Estiramiento de la espalda con rulo

Repite la postura estirando los brazos y elevando el cuello lentamente hasta poder mantener la posición, y el equilibrio, durante algunos segundos. Recuerda que los movimientos han de ser siempre suaves y tranquilos.

Movimientos verticales de los brazos

En la misma posición sobre el rulo flexiona el cuello, coloca los brazos en paralelo y muévelos de arriba a abajo haciendo diez repeticiones y descansando tras cada tanda.

La cobra

En esta postura deberás tumbarte boca abajo sobre la colchoneta. Coloca las manos alineadas con el pecho y estira los brazos adquiriendo la posición habitual del animal que le da nombre. Es necesario mantener la postura todo lo posible para volver a la posición de reposo lentamente.

Plancha

El punto de partida es la posición que se adopta para hacer una flexión. Los pies deben estar juntos, las piernas estiradas, las manos alineadas con los hombros y los brazos estirados. Te aconsejamos mantener la posición durante varios segundos, descansar y repetirla.

Giros de las extremidades inferiores con banda de resistencia

Tras tumbarte boca arriba sobre una colchoneta solo es necesario que emplees una banda de resistencia y que la pases por debajo del pie. Tras estirar la pierna correspondiente, y manteniendo la tensión en la banda, ejecuta varios giros circulares con la pierna controlando la posición gracias a la banda correspondiente. La primera vez que lleves a cabo el ejercicio será conveniente que lo hagas de forma pausada evitando caer en la inercia y en el movimiento mecánico.

Para aumentar el equilibrio en pilates poco a poco es necesario realizar una rutina de entrenamientos mas recomendables

Estiramiento de pierna con banda de resistencia

Siguiendo las instrucciones del ejercicio anterior, deberás estirar la pierna totalmente y flexionarla llevando la rodilla al pecho. Resulta de vital importancia que gradúes la resistencia ejercida para conseguir aumentar los efectos de este ejercicio. Si lo prefieres, puedes completarlo con las dos piernas a la vez.

Flexiones de piernas con resistencia

Se trata de la continuación lógica de la propuesta antes mencionada. Deberás utilizar las dos piernas, llevar las rodillas al pecho y estirar las piernas tirando de la banda para que el movimiento requiera cierto esfuerzo.

Levantamiento de rodillas

Tras arrodillarte es necesario que lleves el cuerpo hacia delante y que coloques las manos alineadas con los hombros. El movimiento a realizar consiste en elevar las rodillas en repeticiones cortas y continuadas. La alineación de las manos resulta decisiva para repartir el peso de forma uniforme a lo largo del cuerpo.

El ave

Es una posición recomendable para personas con cierta experiencia en la práctica del pilates. Consiste en mantener el equilibrio sobre una sola pierna con el tronco paralelo al suelo y estirando los brazos. Debes mirar al suelo para lograr estirar la musculatura de la espalda.

Como ves, pilates y equilibrio son dos conceptos de fuertes sinergias si sabes combinarlos con acierto. La anterior propuesta de ejercicios ayuda a aumentar la estabilidad, a reforzar la espalda y a convertir cada movimiento en una manera saludable de lograr mantener el equilibrio con facilidad a través de un centro de pilates o en casa. Todo sea por poner la musculatura del cuerpo en funcionamiento de forma correcta.