Nuestro cuerpo es agua en un 70% aproximadamente. Esto significa que la mayoría de nuestras funciones vitales se llevan a cabo en un medio acuoso, por lo que mantener un nivel de agua adecuando en nuestro organismo es fundamental para que se desarrollen. Un estado de deshidratación puede provocar una peor función cerebral y una disminución del
rendimiento físico.
La recomendación más general sería consumir aproximadamente 2 litros de agua diarios. Pero hay que tener en cuenta que esta cantidad debería ser aumentada en situaciones de ejercicio físico, ambiente caluroso, sudoración, diarrea o vómitos… ya que en estos estados la pérdida de líquido aumenta. También es importante saber que el tipo de alimentación que llevemos
nos puede hidratar en mayor o menor medida: si nuestro consumo de frutas y verduras es alto o si consumimos algún otro tipo de líquido como café, té o leche (los refrescos y las bebidas alcohólicas NO hidratan) estaremos mejor hidratados. Lo más importante es beber sin llegar a tener demasiada sed.
¿Pero cómo calculamos exactamente nuestra demanda de agua?
Ven a visitarnos a DR.FISIO y te ayudaremos a calcular tus necesidades.